jueves, 2 de agosto de 2012

Vacaciones y Relax

¡Buenas tardes! Hoy os escribo desde otro destino distinto al habitual, ya que me encuentro en el Mediterráneo pasando unos días de vacaciones con mi familia. 
Estoy muy contenta, porque cada vez me llegan más noticias de personas que leen regular u ocasionalmente el blog. A todos ellos...¡gracias! Y también estoy contenta (por muy raro que pueda parecer) porque he recibido mis primeras críticas (constructivas) :), y por ello os animo a que si seguís este blog desde el anonimato, os animéis a comentar con lo que más os ha gustado o disgustado, cosas que podría incluir, temas para tratar, vuestra propia experiencia... y por supuesto todo lo que se os ocurra.

Y hoy me ha invadido plenamente el espíritu vacacional,  por lo que no hablaré de ninguna terapia registrada como tal, sino que os hablaré en líneas generales de las vacaciones y el relax. 

Como ya os he dicho, yo estoy pasando estos días en el Mediterráneo, lo que significa playa, sol, olas  (entre otras cosas). Es bien sabido, que las zonas de Benidorm, Alicante, Torrevieja... son el paraíso del ladrillo a pie de playa, lo que no quiere decir que no haya zonas bonitas ni especiales. 

En primer lugar me gustaría hablaros de un lugar brevemente, el que os recomiendo visitar más que ningún otro lugar del mundo, si tenéis la ocasión... Se trata de Altea, cerca de Alicante, un lugar con una magia especial, un lugar excepcional. Una de las pequeñas ciudades en las que yo me he sentido más cómoda y en armonía con ella. Todo el mundo tiene sus lugares predilectos por uno o varios motivos, y este es mi caso, adoro Altea por su aire artístico y bohemio, por su cercanía al mar, sus construcciones blancas y toda la magia que la envuelve...  Y por supuesto cómo me encuentro cuando estoy por sus calles. Todavía no he tenido ocasión de ir este año, pero pronto lo haré, y os mostraré las fotos. 
Espero que todos encontréis ese pueblo, ciudad o incluso barrio que os hace sentir bien y disfrutar cada minuto de tu estancia.

En segundo lugar os animo a DISFRUTAR, en vacaciones (a no ser por causa de fuerza mayor) hay que bajar el ritmo, tranquilizarnos y buscar el descanso. Olvidarte del reloj (dentro de los límites) y pasártelo bien, reír todo lo posible y no abandonarte. Además de aprovechar para todo aquello que en otros momentos no tienes tiempo. 

Y por último, a pesar de no sabes cuáles son o van a ser vuestros destinos, os animo si es la playa, a cerrar los ojos durante un tiempo, escuchar el romper de las olas, sentir el calor del sol, sumergiros en el mar y escuchar sus sonidos mucho más calmados que los de la superficie. Tumbarse boca arriba, en silencio, realizar en ese momento pequeños ejercicios de pranayama... (también si es a la montaña).


Me imagino que nadie necesita una guía o manual para disfrutar de sus días de descanso... Así que sólo me queda desearos unas felices vacaciones, y por supuesto un buenísimo fin de semana :)




Nos leemos el Domingo.

NAMASTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada